Visualizar y materializar

43 indalocodex_logoweb

Los pensamientos tienen el poder de materializarse en cosas, acciones y situaciones.

Un templo, una casa o una choza, primero han sido ideados y visualizados en la mente de una o varias personas que, con su intención total, han conseguido materializar sus pensamientos en realidades tangibles.

 

Beneficios:

Visualizar es crear o representar en la mente unas imágenes que conforman una realidad virtual de un objeto, de una situación, de un proyecto, de una acción, de algo que imaginamos o de otras cosas.

Una forma de atraer a nuestras vidas lo que deseamos o necesitamos es usar la visualización, concentrando la mente en el objetivo deseado, recreándolo como si fuese real ahora.

 

Pasos previos:

 

oracion Indalo jpg

Defino mi objetivo o mi proyecto y lo describo o lo represento en un papel.

Me pregunto si realmente lo deseo o lo necesito.

Me pregunto si me dará satisfacción cuando lo alcance.

Me pregunto si me compensarán las ventajas y satisfacciones, las responsabilidades e incomodidades que tendré cuando lo logre.

Me pregunto si podré alcanzarlo razonablemente haciendo una planificación eficiente con los medios de que dispongo y otros medios que podría conseguir.

Me pregunto si realmente lo quiero y me hace bien.

Si las respuestas a estas preguntas son afirmativas, puedes generar una intención total para conseguirlo.

 

Recomendaciones:

Piensa con firmeza en el éxito, eliminando todos los miedos y los bloqueos mentales que te impiden alcanzar tu propósito.

Sé constante y paciente con lo que deseas.

Piensa que cada paso que das te conduce a lograr tus objetivos.

Evita hablar de lo que visualizas para no alterar el proceso, salvo que se trate de personas relevantes implicadas en el proyecto.

 

Método:

1. De pie o sentado, con las manos en el pecho en actitud de oración. Comienza la visualización con una actitud abierta, relajada positiva y optimista.

Pon toda la atención en lo que quieres conseguir e imagínate disfrutándolo ahora, en tiempo real, como si ya ocurriera.

Si en tu mente aparece una distracción déjala pasar y continúa con tu visualización.

Utiliza todos tus sentidos para percibir tu objetivo hecho realidad como en un sueño con colores, sonidos, tacto, aromas y todas las sensaciones como si estuvieran ocurriendo en realidad ahora.

2. Adopta la postura del Indalo para abrirte a recibir lo que has visualizado y recita en voz alta, en voz susurro y mentalmente este mensaje:

“He conseguido …………………………………………………………

………………………………… para mi mayor bien y bienestar.”

Termina el ejercicio colocando las manos unidas palma con palma en actitud de oración en el pecho.

 

Volver al Indice

Compártelo