Correr un tupido velo

50

 indalocodex_logoweb

Cuando tenemos recuerdos desagradables, pensamientos dolorosos u obsesivos que asaltan nuestro presente, usurpando el protagonismo mental; es conveniente eliminarlos para dar paso a pensamientos sabios, positivos, benévolos y eficientes que atraigan salud, bienestar y prosperidad.

 

Beneficios:

Este ejercicio sirve para superar situaciones desagradables, para quitar protagonismo mental a recuerdos dolorosos y para eliminar pensamientos perturbadores, negativos u obsesivos. De esta forma, evitamos que esos sentimientos nos perjudiquen emocionalmente o nos paralicen, impidiéndonos seguir hacia delante con eficacia y satisfacción.

 

Método:

Meditación previa:

 

Meditar con las montañas 2

En un lugar tranquilo, siéntate relajado en una postura de meditación que sea cómoda para ti. Respira relajada y profundamente esperando unos segundos entre la inspiración y la exhalación. Piensa que cada bocanada de aire que tomas por tu nariz, es como una luz blanca que te oxigena, armoniza tus emociones y da claridad a tu mente. Y que cada bocanada de aire que exhalas por tu boca es como un humo blanco que todo lo armoniza. Haz esta meditación durante el tiempo que desees.

 

Ejercicio:

 

1 Tupido velo copy 2 Tupido velo copy 3 Tupido velo copy 4 Tupido velo copy 5 Tupido velo copy

1. Adopta la postura del Indalo e inspira como punto de partida para el siguiente ejercicio:

2. Exhalación: expulsa el aire de tus pulmones suavemente mientras realizas todos los movimientos que a continuación se describen: baja el brazo izquierdo, inclina tu cuerpo levemente flexionando un poco la rodilla y apoyando el peso en la pierna izquierda. Al tiempo que te inclinas extiende el brazo derecho y cierra la mano imaginando que agarras una cortina o un tupido velo de luz clara.

3.Inhalacion: expulsa el aire de tus pulmones cerrando la mano imaginando que corres una cortina de luz clara.

4. Exhalación: expulsa el aire de tus pulmones mientras bajas el brazo derecho y llevas el brazo izquierdo hacia el lado derecho, cierra la mano imaginando que agarras una cortina de luz clara.

5. Lleva el brazo izquierdo hacia tu izquierda simulando que corres una cortina o un tupido velo de luz clara.

Repite el ejercicio a la derecha y hacia la izquierda con un suave balanceo. Imagina durante el ejercicio, que ese tupido velo o cortina es una barrera que neutraliza todo lo negativo. Hazlo tantas veces como quieras.

 

Forma abreviada:

Este ejercicio puede ser eficaz también realizando solo el movimiento de los brazos, simulando que corres una cortina. De esta forma, verás desaparecer cualquier pensamiento obsesivo o perjudicial.

 

Volver al Indice

 

 

 

Compártelo