0 elementos

Baño de luna

35 indalocodex_logoweb

La luna tiene una energía poderosa que acompaña a numerosos procesos o cambios de nuestra existencia, marcando ciclos en la vida, en los aires, en las aguas y en la tierra.

Luna año 2005 120x120, técnica petral. Autor Xaverio

Beneficios:

Cuando exponemos nuestra piel a la luz de la Luna adquirimos su poder revitalizador y nos cargamos de sus influencias estimulantes. De esta forma obtenemos fuerza interior y poder de decisión para iniciar cambios o ciclos.

 

Método:

1 Baño de Luna copy5 Baño de Luna copyImage 1 in IX parte Guía de Ejercicios copy4 Baño de Luna copy2 Baño de Luna copy

 

En las noches cálidas de luna llena es recomendable hacer este “Baño de luna desnudo en la intimidad”. Si la temperatura ambiental es fría o no hay privacidad, el baño de luna se hace vestido.

 

Paso previo

De pie o sentado, reflexiona unos minutos sobre los objetivos concretos que deseas alcanzar. Piensa en las cosas que verdaderamente pueden mejorar tu vida, la vida de los tuyos y la vida en el planeta.

Mantente en silencio unos minutos y descansa tu mente antes de comenzar esta práctica ancestral:

 

Ejercicio:

1. De pie con las piernas abiertas la distancia entre los hombros y las manos frente al pecho en actitud de oración.

2. Abre los brazos hasta alcanzar la postura del Indalo y recita el mensaje de la Luna una vez en voz alta.

Mensaje de la Luna

Memoriza este mensaje completándolo con los objetivos que deseas alcanzar:

“Atraigo hacia mí la energía lunar que despierta mi decisión sabia

y mi poderosa voluntad para lograr ………………………… con acierto y eficacia.”

3. Imagina que recoges con tus brazos la energía vital de la luna.

4. Y te la llevas a la cabeza (7º chakra); luego, colocando una mano sobre la otra, descansa en esta postura.

5. Abre los brazos hasta alcanzar la postura del Indalo.

Repite el ciclo una vez recitando el mensaje de la Luna en voz baja y otra vez recitándolo mentalmente.

Termina el ejercicio colocando tus manos juntas en actitud de oración, delante del pecho (foto 1) y saludando a la luna con una leve inclinación de tu cabeza.

Observación: Las personas a las que les altera la Luna y aquellas que padezcan enfermedades psíquicas, desequilibrio emocional o que tengan pocas ganas de vivir, han de evitar hacer este ejercicio.

 

Volver al Indice