Cómo surgió este libro

Casita estudio de adove para artistas y escritores en la Fundación Hellen Wurlitzer, Taos, Nuevo México. Foto

Casita estudio donde comencé a escribir el libro Indalo Codex, en la Fundación Hellen Wurlitzer, Taos, Nuevo México EEUU. Foto

Cuando llegué a Taos, Nuevo México, en Septiembre del año 2002, me instalé en una preciosa casita-estudio que la Fundación Hellen Wurlitzer me había ofrecido, dentro de su programa internacional para artistas. El objetivo de viajar a este mágico desierto era zam- bullirme de nuevo en la investigación pictórica sobre la interacción de la luz y las materias cristalinas, que llevaba años desarrollando. Había estudiado y realizado unas pinturas monocromáticas para meditar, a las que llamé “Yantras”, en las que utilizaba cristales, mine- rales triturados, pigmentos y partículas de diferentes piedras preciosas, entre muchas otras cosas que se pueden usar en la alquimia de pintar. Al contemplar algunas de estas obras, el espectador podía ver reflejada su sombra rodeada de un arco iris y percibir su propio vacío. Intentaba representar la nada, el mundo cuántico y el Universo, como un interactivo holograma multidimensional. Miraba el mundo con ojos de pintor y usaba el arte como una herramienta para indagar la existencia.

Habían pasado 15 días y no conseguía empezar a pintar. Entraba a mi estudio y veía a través del ventanal cómo las ramas de los grandes álamos se desnudaban de sus hojas

La  pintura y la escultura me han servido de meditación activa y me han ayudado a comprender  la dimensión universal del ser humano  Foto Xaverio

La vista de la Montaña de Taos desde la ventana de mi estudio de pintura fue un elemento inspirador para escribir el Indalo Codex. Foto Xaverio

y me mostraban la cumbre de la montaña de Taos, sagrada para sus moradores, los indios Tiwas.

Me fijaba en la pequeña figura de Indalo, hecha en oro, que mi amiga Alicia me rega- ló antes de salir de viaje, y recordaba que me dijo: “para que te dé buena suerte, salud y pros- peridad”. En aquel tiempo no tenía mucha información sobre el Indalo, en realidad casi nada, sin embargo su forma quería decirme algo. Durante los días de observación y meditación

La vista de la Montaña de Taos desde la ventana de mi estudio de pintura fue un ele- mento inspirador para escribir el “Indalo”. Foto Xaverio

La vista de la Montaña de Taos desde la ventana de mi estudio de pintura fue un ele- mento inspirador para escribir el “Indalo”. Foto Xaverio

sobre la figura, comencé a tener visiones profundas acerca de los múltiples aspectos de la existencia humana. El Indalo me revelaba sus secretos en forma de pensamientos, pre- guntas y afirmaciones que recorrían mi mente como ideas fugaces, las cuales tenía que escribir cuanto antes para que no se perdiesen en el olvido. Tal era la efervescencia mental en la que estaba inmerso que hasta ocurría en el sueño o en diferentes situaciones cotidianas,

Pequeño Indalo de oro cuya observación generó este libro. Foto Carlos Bullejos

Pequeño Indalo de oro cuya observación generó este libro. Foto Carlos Bullejos

por lo que debía de ir con lápiz y libreta a todas partes. En cualquier momento podía sentir la necesidad de hacer escritu- ra automática o de plasmar un pensa- miento. Era como si todas las ideas positi- vas que había aprendido en mi vida se estuvieran cristalizando junto con otros nuevos pensamientos en la figura del Indalo. Me  sentía  extrañamente elegido como portavoz de una figurilla que me dic- taba enseñanzas para vivir mejor. El resul- tado de todo este proceso de canalización de información, meditación, estudio y proyección de la mente es este libro holístico y método práctico que tienes en tus manos “INDALO CODEX” Código para la salud integral de la mujer y el hombre universal, cuyo objetivo principal es ayudar a conseguir la apertura del ser a un pensamiento sabio, benévolo y eficiente, que genere y atraiga la paz, la salud integral, la prosperidad y el bienestar.

gualda-1

Doble arco iris en el Cabo de Gata, Almería, España, esta foto la tomé cuando estaba escribiendo el libro Indalo Codex

Compártelo