Recomendaciones de la postura del Indalo

Recomendaciones de la postura del Indalo

Aunque existe el uso de la postura del Indalo con las piernas semiflexionadas y la pelvis basculada en algunos movimientos del Chi-kung y del Taichi, es importante destacar que es correcto hacer la postura del Indalo como una postura natural humana, de pie, con las piernas rectas, situando los pies en el suelo con una separación semejante a la de los hombros, la pelvis relajada y los brazos abiertos o elevados al cielo en actitud de apertura.

En cualquiera de estas formas, es recomendable estar relajado, mantener la espalda erguida y la cabeza alta mirando al horizonte.
Adopta la postura del Indalo, abierto de cuerpo, de mente y de espíritu para recibir y a ofrecer el bien. Piensa antes de adoptar la postura del Indalo que vas a armonizar las emociones y a favorecer un estado de ánimo lúcido y positivo.
Adoptar la postura del Indalo ante la naturaleza es poderoso, positivo y saludable: en o ante una montaña, río, mar, lago; bajo un árbol; observando un amanecer o atardecer; tomando el sol; frente a un arco iris; en noches estrelladas, alineados los brazos con la Vía Láctea, sintiendo que somos una parte interactiva del Universo.
Siempre que sea posible y la temperatura lo permita, haz la postura del Indalo sin zapatos. Estar descalzo hace que estés en contacto directo con las energías de la Tierra. En la práctica evita las ropas de fibras sintéticas y en su lugar usa tejidos naturales de tonos claros, como algodón, cáñamo, lino, seda, lana… etc. que permiten el libre flujo de energía. Conviene que no lleves encima objetos metálicos como llaves, relojes, teléfonos, etc., pues podrían alterar tu propio campo energético. En la intimidad también puedes hacer la postura del Indalo desnudo.
Cuando adoptes la postura del Indalo, siente fluir la energía vital en tu mente, en el corazón, en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, en toda la piel de tu cuerpo, en todos tus órganos, en todas tus células, con todos tus sentidos y todas las dimensiones de tu ser.
Al terminar cada sesión de ejercicios, relaja tu cuerpo, haz algún estiramiento, camina un poquito y descansa sentado o tumbado.
Puedes adoptar la postura del Indalo sentado, tumbado en la cama o en el suelo. También puedes hacerla dentro del agua, mientras te bañas en el mar, río, lago o piscina. Si estás incapacitado físicamente para adoptar esta postura, puedes imaginar mentalmente que la haces y el ejercicio será igual de efectivo.
Visualizar en la postura del Indalo lo que nos beneficia y deseamos crea un irresistible magnetismo que lo atrae y lo manifiesta.
En las búsquedas radiestésicas con péndulo y en las que hacen los zahoríes para encontrar agua o metales, a veces, utilizan “testigos”, que son pequeñas muestras de lo que buscan o algo que lo represente. De esta forma se establecen vínculos cuánticos de información que favorecen la búsqueda. Por esta razón, la postura del Indalo se potencia colocando en las palmas de las manos pequeñas muestras de lo que queremos, símbolos que lo representen o palabras que lo describan. Por ejemplo, si buscas una casa haz un dibujo de un hogar o escribe palabras que describan cómo quieres que sea tu casa. Si lo que buscas es amor usa algo que lo represente. Si lo que necesitas es prosperidad emplea símbolos de la abundancia. Puedes poner en las palmas de tus manos: agua como símbolo de la claridad; flores como símbolo de la belleza natural; perfumes como regalo a tus sentidos; minerales como parte de nuestra esencia; o cosas que te den buenas vibraciones.

La Postura del Indalo

La Postura del Indalo

[ezcol_1half]

La postura del Indalo, de pie con las piernas y los brazos abiertos, fue considerada en la antigüedad la máxima expresión de la divina proporción. En esta postura, el cuerpo humano describe una estrella de cinco puntas o pentagrama, símbolo de la totalidad, de la unión de lo femenino y lo masculino, de lo terrenal y lo celestial.
Para los pitagóricos el pentagrama es símbolo de la armonía viva y de la salud. Para los alquimistas, cabalistas y magos de la Edad Media es el símbolo del micrococosmos, es decir, los aspectos físicos y astrales del ser humano.
Así mismo la estrella de 5 puntas se encuentra en muchas estructuras orgánicas de seres vivos como las estrellas de mar y en numerosas flores y vegetales.
La postura del Indalo es la máxima apertura que puede adoptar el ser humano, de esta forma adoptamos la geometría sagrada, abiertos

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

La postura del Indalo enmarca el cuerpo humano en forma de estrella de 5 puntas. Esta figura geométrica ha sido considerada desde la antigüedad portadora de extraordinarias cualidades. Dibujo de De oculta filosofía, del alemán Cornelio Agrippa von Nettesheim (1531).

La postura del Indalo enmarca el cuerpo humano en forma de estrella de 5 puntas. Esta figura geométrica ha sido considerada desde la antigüedad portadora de extraordinarias cualidades. Dibujo de De oculta filosofía, del alemán Cornelio Agrippa von Nettesheim (1531).

[/ezcol_1half_end]

[ezcol_1half]

El pentagrama o estrella de 5 puntas es una geometría natural presente en los seres vivos como las estrellas de mar. Foto: Vicente Aunión.

El pentagrama o estrella de 5 puntas es una geometría natural presente en los seres vivos como las estrellas de mar. Foto: Vicente Aunión.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

Son numerosas las flores de 5 pétalos como esta flor de limonero. El pentagrama es una forma presente de muchas maneras en la naturaleza

Son numerosas las flores de 5 pétalos como esta flor de limonero.
El pentagrama es una forma presente de muchas maneras en la naturaleza

[/ezcol_1half_end]

[ezcol_1half]

a recibir los bienes y bendiciones que la vida nos ofrece. Con esta actitud, aumentamos nuestra conciencia, descubriendo que dentro de nosotros hay un manantial de sabiduría. Podemos percibir que portamos información desde el origen del Universo y que formamos una unidad con todos los elementos que lo componen. Pertenecemos a un Universo vivo en el que todas las par tes están relacionadas e interactúan entre sí, formando un holograma multidimensional.
La postura del Indalo es usada con las piernas semiflexionadas y la pelvis ligeramente basculada como punto de partida de algunos movimientos del milenario Chi-Kung

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

En la postura del Indalo nuestro cuerpo se enmarca en una estrella de cinco puntas que ha su vez, se inscribe en un pentágono, este se asienta en un círculo, que se puede encuadrar en un cuadrado.

En la postura del Indalo nuestro cuerpo se enmarca en una estrella de cinco puntas que ha su vez, se inscribe en un pentágono, este se asienta en un círculo, que se puede encuadrar en un cuadrado.

[/ezcol_1half_end]

[ezcol_1half]

y del Taichi chino: el arte de hacer fluir con armonía la energía vital, para conseguir salud, vitalidad, agilidad, longevidad y conciencia. La Postura del Indalo se usa también para representar la Órbita Macrocósmica Chi-jing ba-mai: la energía que circula a todas las partes del cuer- po por medio de los Ocho Meridianos Extraordinarios. Es la poderosa postura que atrae y capta el “Chi cósmico” o energía vital.
En las asanas del yoga, que pretende la unificación del cuerpo y la mente mediante una combinación de ejercicios de respiración, estira-

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

La postura del Indalo se corresponde con la Órbita Macrocósmica Chi-jing ba-mai del Chi-Kung chino. En esta postura se alinean geométricamente los canales energéticos para atraer la energia vital Chi.

La postura del Indalo se corresponde con la Órbita Macrocósmica Chi-jing ba-mai del Chi-Kung chino. En esta postura se alinean geométricamente los canales energéticos para atraer la energia vital Chi.

[/ezcol_1half_end]

La postura del Indalo forma parte de numerosas asanas del yoga.

La postura del Indalo forma parte de numerosas asanas del yoga.

La postura del Indalo es parte esencial de ejerci- cios gimnásticos. Bomberos en Madrid, practicando  gimnasia sueca.

La postura del Indalo es parte esencial de ejercicios gimnásticos. Bomberos en Madrid, practicando gimnasia sueca.

mientos y meditación, encontramos la postura del Indalo como una poderosa forma de invocación corporal.
Cuando recitamos los mensajes, hacemos una práctica o realizamos los ejercicios en la postura del Indalo estamos pidiendo al Universo que se materialicen nuestros deseos con una “intención total”, la cual se genera gracias a invocar con el cuerpo, con la voz, con la mente y con el espíritu. Todos los sentidos, todas las dimensiones del ser, unen sus poderes y potencialidades para ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos.

La postura del Indalo alinea nuestros canales energéticos favoreciendo la activación y la armonización de los cha- kras. Los ejercicios del Indalo abren las puertas de energía situadas en las palmas de las manos (lao-gung) y en las plantas de los pies (yun-chuan). Foto: Carlos Bullejos.

La postura del Indalo alinea nuestros canales energéticos favoreciendo la activación y la armonización de los cha- kras. Los ejercicios del Indalo abren las puertas de energía situadas en las palmas de las manos (lao-gung) y en las plantas de los pies (yun-chuan). Foto: Carlos Bullejos.

Los siete chacras principales son importantes centros receptores y transformadores de la energía vital. Se encuentran localizados en: la coronilla el 7º, en el entrecejo el 6º, en la garganta el 5º, en el centro del pecho el 4º, en el plexo solar el 3º, bajo el ombligo el 2º, y en la base del tronco el 1º. La postura del Indalo alinea geométricamente nuestro campo energético, atrayendo las energías vitales cósmicas y terrestres.
Las manos extendidas, orientándolas hacia la dirección que desees, por medio de los puntos lao-gung situados en el centro de ambas palmas, tienen la capacidad de atraer y enviar energía. También, las plantas de los pies con sus puntos yun-chuan cumplen una función similar.
Adoptar la postura del Indalo, aumenta nuestro poder interior y potencia nuestra acti- tud para estar abiertos a recibir en nuestras vidas toda la abundancia y protección que el Universo puede ofrecernos: paz, amor, prosperidad, salud, sabiduría, alegría, belleza y armonía. Significa así mismo tener los pies en la tierra y amar y respetar al planeta que nos da la vida.

Al adoptar la postura del Indalo sentimos que estamos en conexión con los campos de información de la naturaleza (Campos Morfogenéticos), para evolucionar como perso- nas individuales y como Humanidad. Aprendemos a desarrollar, con nuestra poderosa mente, múltiples facultades que están dormidas o insuficientemente activadas. Adqui- rimos la certeza de que podemos moldear una personalidad sana, individual y diferencia- da, de la que emerjan todas nuestras mejores cualidades. Nos sentimos con la capacidad y el poder de contribuir a crear un mundo saludable y agradable, uniendo nuestras inten- ciones benévolas.

Grabado que representa el «Gran Opus» en la que podemos apreciar a dos de las figuras en la postura del Índalo conectadas al universo. Matthäus Merian, «Opus-Medico-Chymicum», J. D. Milius, año 1618.

Grabado que representa el «Gran Opus» en la que podemos apreciar a dos de las figuras en la postura del Índalo conectadas al universo. Matthäus Merian, «Opus-Medico-Chymicum», J. D. Milius, año 1618.

El  cabalista  Gregorius  Anglés,  conocido  por  von  Welling, en  su  obra  Opus  Mago  Cabalisticum,  Francfort  1719, coloca  a  un  hombre  en  la  postura  del  Índalo  en  el  centro de  una  composición  de  círculos  para  explicar  que el  más sabio de los creadores realizó una obra maestra al crear al hombre, que es una partícula viva de la divinidad, en el que concentró el principio y el fin de todas las criaturas, condensando en un único círculo el universo.

El cabalista Gregorius Anglés, conocido por von Welling, en su obra Opus Mago Cabalisticum, Francfort 1719, coloca a un hombre en la postura del Índalo en el centro de una composición de círculos para explicar que el más sabio de los creadores realizó una obra maestra al crear al hombre, que es una partícula viva de la divinidad, en el que concentró el principio y el fin de todas las criaturas, condensando en un único círculo el universo.