Recomendaciones de la postura del Indalo

Recomendaciones de la postura del Indalo

Aunque existe el uso de la postura del Indalo con las piernas semiflexionadas y la pelvis basculada en algunos movimientos del Chi-kung y del Taichi, es importante destacar que es correcto hacer la postura del Indalo como una postura natural humana, de pie, con las piernas rectas, situando los pies en el suelo con una separación semejante a la de los hombros, la pelvis relajada y los brazos abiertos o elevados al cielo en actitud de apertura.

En cualquiera de estas formas, es recomendable estar relajado, mantener la espalda erguida y la cabeza alta mirando al horizonte.
Adopta la postura del Indalo, abierto de cuerpo, de mente y de espíritu para recibir y a ofrecer el bien. Piensa antes de adoptar la postura del Indalo que vas a armonizar las emociones y a favorecer un estado de ánimo lúcido y positivo.
Adoptar la postura del Indalo ante la naturaleza es poderoso, positivo y saludable: en o ante una montaña, río, mar, lago; bajo un árbol; observando un amanecer o atardecer; tomando el sol; frente a un arco iris; en noches estrelladas, alineados los brazos con la Vía Láctea, sintiendo que somos una parte interactiva del Universo.
Siempre que sea posible y la temperatura lo permita, haz la postura del Indalo sin zapatos. Estar descalzo hace que estés en contacto directo con las energías de la Tierra. En la práctica evita las ropas de fibras sintéticas y en su lugar usa tejidos naturales de tonos claros, como algodón, cáñamo, lino, seda, lana… etc. que permiten el libre flujo de energía. Conviene que no lleves encima objetos metálicos como llaves, relojes, teléfonos, etc., pues podrían alterar tu propio campo energético. En la intimidad también puedes hacer la postura del Indalo desnudo.
Cuando adoptes la postura del Indalo, siente fluir la energía vital en tu mente, en el corazón, en las palmas de las manos y en las plantas de los pies, en toda la piel de tu cuerpo, en todos tus órganos, en todas tus células, con todos tus sentidos y todas las dimensiones de tu ser.
Al terminar cada sesión de ejercicios, relaja tu cuerpo, haz algún estiramiento, camina un poquito y descansa sentado o tumbado.
Puedes adoptar la postura del Indalo sentado, tumbado en la cama o en el suelo. También puedes hacerla dentro del agua, mientras te bañas en el mar, río, lago o piscina. Si estás incapacitado físicamente para adoptar esta postura, puedes imaginar mentalmente que la haces y el ejercicio será igual de efectivo.
Visualizar en la postura del Indalo lo que nos beneficia y deseamos crea un irresistible magnetismo que lo atrae y lo manifiesta.
En las búsquedas radiestésicas con péndulo y en las que hacen los zahoríes para encontrar agua o metales, a veces, utilizan “testigos”, que son pequeñas muestras de lo que buscan o algo que lo represente. De esta forma se establecen vínculos cuánticos de información que favorecen la búsqueda. Por esta razón, la postura del Indalo se potencia colocando en las palmas de las manos pequeñas muestras de lo que queremos, símbolos que lo representen o palabras que lo describan. Por ejemplo, si buscas una casa haz un dibujo de un hogar o escribe palabras que describan cómo quieres que sea tu casa. Si lo que buscas es amor usa algo que lo represente. Si lo que necesitas es prosperidad emplea símbolos de la abundancia. Puedes poner en las palmas de tus manos: agua como símbolo de la claridad; flores como símbolo de la belleza natural; perfumes como regalo a tus sentidos; minerales como parte de nuestra esencia; o cosas que te den buenas vibraciones.

La Postura del Indalo

La Postura del Indalo

[ezcol_1half]

La postura del Indalo, de pie con las piernas y los brazos abiertos, fue considerada en la antigüedad la máxima expresión de la divina proporción. En esta postura, el cuerpo humano describe una estrella de cinco puntas o pentagrama, símbolo de la totalidad, de la unión de lo femenino y lo masculino, de lo terrenal y lo celestial.
Para los pitagóricos el pentagrama es símbolo de la armonía viva y de la salud. Para los alquimistas, cabalistas y magos de la Edad Media es el símbolo del micrococosmos, es decir, los aspectos físicos y astrales del ser humano.
Así mismo la estrella de 5 puntas se encuentra en muchas estructuras orgánicas de seres vivos como las estrellas de mar y en numerosas flores y vegetales.
La postura del Indalo es la máxima apertura que puede adoptar el ser humano, de esta forma adoptamos la geometría sagrada, abiertos

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

La postura del Indalo enmarca el cuerpo humano en forma de estrella de 5 puntas. Esta figura geométrica ha sido considerada desde la antigüedad portadora de extraordinarias cualidades. Dibujo de De oculta filosofía, del alemán Cornelio Agrippa von Nettesheim (1531).

La postura del Indalo enmarca el cuerpo humano en forma de estrella de 5 puntas. Esta figura geométrica ha sido considerada desde la antigüedad portadora de extraordinarias cualidades. Dibujo de De oculta filosofía, del alemán Cornelio Agrippa von Nettesheim (1531).

[/ezcol_1half_end]

[ezcol_1half]

El pentagrama o estrella de 5 puntas es una geometría natural presente en los seres vivos como las estrellas de mar. Foto: Vicente Aunión.

El pentagrama o estrella de 5 puntas es una geometría natural presente en los seres vivos como las estrellas de mar. Foto: Vicente Aunión.

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

Son numerosas las flores de 5 pétalos como esta flor de limonero. El pentagrama es una forma presente de muchas maneras en la naturaleza

Son numerosas las flores de 5 pétalos como esta flor de limonero.
El pentagrama es una forma presente de muchas maneras en la naturaleza

[/ezcol_1half_end]

[ezcol_1half]

a recibir los bienes y bendiciones que la vida nos ofrece. Con esta actitud, aumentamos nuestra conciencia, descubriendo que dentro de nosotros hay un manantial de sabiduría. Podemos percibir que portamos información desde el origen del Universo y que formamos una unidad con todos los elementos que lo componen. Pertenecemos a un Universo vivo en el que todas las par tes están relacionadas e interactúan entre sí, formando un holograma multidimensional.
La postura del Indalo es usada con las piernas semiflexionadas y la pelvis ligeramente basculada como punto de partida de algunos movimientos del milenario Chi-Kung

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

En la postura del Indalo nuestro cuerpo se enmarca en una estrella de cinco puntas que ha su vez, se inscribe en un pentágono, este se asienta en un círculo, que se puede encuadrar en un cuadrado.

En la postura del Indalo nuestro cuerpo se enmarca en una estrella de cinco puntas que ha su vez, se inscribe en un pentágono, este se asienta en un círculo, que se puede encuadrar en un cuadrado.

[/ezcol_1half_end]

[ezcol_1half]

y del Taichi chino: el arte de hacer fluir con armonía la energía vital, para conseguir salud, vitalidad, agilidad, longevidad y conciencia. La Postura del Indalo se usa también para representar la Órbita Macrocósmica Chi-jing ba-mai: la energía que circula a todas las partes del cuer- po por medio de los Ocho Meridianos Extraordinarios. Es la poderosa postura que atrae y capta el “Chi cósmico” o energía vital.
En las asanas del yoga, que pretende la unificación del cuerpo y la mente mediante una combinación de ejercicios de respiración, estira-

[/ezcol_1half] [ezcol_1half_end]

La postura del Indalo se corresponde con la Órbita Macrocósmica Chi-jing ba-mai del Chi-Kung chino. En esta postura se alinean geométricamente los canales energéticos para atraer la energia vital Chi.

La postura del Indalo se corresponde con la Órbita Macrocósmica Chi-jing ba-mai del Chi-Kung chino. En esta postura se alinean geométricamente los canales energéticos para atraer la energia vital Chi.

[/ezcol_1half_end]

La postura del Indalo forma parte de numerosas asanas del yoga.

La postura del Indalo forma parte de numerosas asanas del yoga.

La postura del Indalo es parte esencial de ejerci- cios gimnásticos. Bomberos en Madrid, practicando  gimnasia sueca.

La postura del Indalo es parte esencial de ejercicios gimnásticos. Bomberos en Madrid, practicando gimnasia sueca.

mientos y meditación, encontramos la postura del Indalo como una poderosa forma de invocación corporal.
Cuando recitamos los mensajes, hacemos una práctica o realizamos los ejercicios en la postura del Indalo estamos pidiendo al Universo que se materialicen nuestros deseos con una “intención total”, la cual se genera gracias a invocar con el cuerpo, con la voz, con la mente y con el espíritu. Todos los sentidos, todas las dimensiones del ser, unen sus poderes y potencialidades para ayudarnos a alcanzar nuestros objetivos.

La postura del Indalo alinea nuestros canales energéticos favoreciendo la activación y la armonización de los cha- kras. Los ejercicios del Indalo abren las puertas de energía situadas en las palmas de las manos (lao-gung) y en las plantas de los pies (yun-chuan). Foto: Carlos Bullejos.

La postura del Indalo alinea nuestros canales energéticos favoreciendo la activación y la armonización de los cha- kras. Los ejercicios del Indalo abren las puertas de energía situadas en las palmas de las manos (lao-gung) y en las plantas de los pies (yun-chuan). Foto: Carlos Bullejos.

Los siete chacras principales son importantes centros receptores y transformadores de la energía vital. Se encuentran localizados en: la coronilla el 7º, en el entrecejo el 6º, en la garganta el 5º, en el centro del pecho el 4º, en el plexo solar el 3º, bajo el ombligo el 2º, y en la base del tronco el 1º. La postura del Indalo alinea geométricamente nuestro campo energético, atrayendo las energías vitales cósmicas y terrestres.
Las manos extendidas, orientándolas hacia la dirección que desees, por medio de los puntos lao-gung situados en el centro de ambas palmas, tienen la capacidad de atraer y enviar energía. También, las plantas de los pies con sus puntos yun-chuan cumplen una función similar.
Adoptar la postura del Indalo, aumenta nuestro poder interior y potencia nuestra acti- tud para estar abiertos a recibir en nuestras vidas toda la abundancia y protección que el Universo puede ofrecernos: paz, amor, prosperidad, salud, sabiduría, alegría, belleza y armonía. Significa así mismo tener los pies en la tierra y amar y respetar al planeta que nos da la vida.

Al adoptar la postura del Indalo sentimos que estamos en conexión con los campos de información de la naturaleza (Campos Morfogenéticos), para evolucionar como perso- nas individuales y como Humanidad. Aprendemos a desarrollar, con nuestra poderosa mente, múltiples facultades que están dormidas o insuficientemente activadas. Adqui- rimos la certeza de que podemos moldear una personalidad sana, individual y diferencia- da, de la que emerjan todas nuestras mejores cualidades. Nos sentimos con la capacidad y el poder de contribuir a crear un mundo saludable y agradable, uniendo nuestras inten- ciones benévolas.

Grabado que representa el «Gran Opus» en la que podemos apreciar a dos de las figuras en la postura del Índalo conectadas al universo. Matthäus Merian, «Opus-Medico-Chymicum», J. D. Milius, año 1618.

Grabado que representa el «Gran Opus» en la que podemos apreciar a dos de las figuras en la postura del Índalo conectadas al universo. Matthäus Merian, «Opus-Medico-Chymicum», J. D. Milius, año 1618.

El  cabalista  Gregorius  Anglés,  conocido  por  von  Welling, en  su  obra  Opus  Mago  Cabalisticum,  Francfort  1719, coloca  a  un  hombre  en  la  postura  del  Índalo  en  el  centro de  una  composición  de  círculos  para  explicar  que el  más sabio de los creadores realizó una obra maestra al crear al hombre, que es una partícula viva de la divinidad, en el que concentró el principio y el fin de todas las criaturas, condensando en un único círculo el universo.

El cabalista Gregorius Anglés, conocido por von Welling, en su obra Opus Mago Cabalisticum, Francfort 1719, coloca a un hombre en la postura del Índalo en el centro de una composición de círculos para explicar que el más sabio de los creadores realizó una obra maestra al crear al hombre, que es una partícula viva de la divinidad, en el que concentró el principio y el fin de todas las criaturas, condensando en un único círculo el universo.

 

Indalo, Hombre Arco Iris, Mujer y Hombre Universal

Indalo, Hombre Arco Iris, Mujer y Hombre Universal

El Indalo, Hombre Arco Iris, abierto al bien y a la vida, representa nuestra interacción con el Universo y ha sido expresado en todo el planeta por diferentes culturas en diferentes periodos, entre ellas los indios Apaches, Tiwas, Hopi, Zuní, Cherokee, Cree, Sioux, Yukis, Navajo, Shoshones y los indígenas Hawaianos en Los Estados Unidos de América y los Mayas, Aztecas, Incas, Tolima, Tarascos, Huicholes, Aimaras, entre otros, en Centro y Sudamérica. Este concepto de interacción cósmica, representado en forma de arco o circulo sobre la cabeza, también aparece en las manifestaciones artísticas de las civilizaciones de Europa, África, Australia y Asia.

En otras ocasiones se representa la conexión universal con brazos que miran o se abren al cielo.
Para muchas naciones indígenas el Arco Iris es el símbolo del Amor, la Paz y la Armonía Universales. Los hombres y mujeres arco iris son manifestación de la Gran Familia Universal o tribu que vive como una unidad llamada Humanidad.
Muchas tribus han expresado sus creencias espirituales a través de profecías e historias que ayudan a entender la importancia del Indalo u Hombre Arco Iris.
El Arco Iris es un símbolo antiguo que aparece en muchas tribus indo americanas para simbolizar la existencia del Gran Espíritu de Amor que protege a la Madre Tierra y a sus hijos. Estas culturas tienen representaciones de la figura humana parecidas al Indalo, de pie con los brazos y piernas abiertos y el Arco Iris encima de su cabeza.
Según la profecía de los Indios Hopi:
“Cuando la tierra esté moribunda y sus animales extinguiéndose, aparecerá una nueva tribu que abarque todos los colores y credos. Esta tribu será llamada “Los guerreros del Arco Iris” y demostrará su fé con acciones, más que con palabras, restaurando la salud y la belleza de la tierra.

Los Indios Zuní de Nuevo Méjico hacen rituales dedicados al Hombre Arco Iris adorando las energías y los espíritus de la Naturaleza.

Los Cherokees cuentan la siguiente historia:

-¿Sabes lo que es un Arco Iris?
-Sí, un bello arco de colores en el cielo.
-¿Sabes lo que es un guerrero?
–Un guerrero es una persona muy valiente
-Ahora déjame que te pregunte
-¿Amas a los animales?
-¿Amas a los árboles?
-¿Amas a la gente?
-¿Amas al Arco Iris?
-Pues si amas los animales, los árboles,
la gente y los Arco Iris, entonces quizás seas
“un Guerrero del Arco Iris”
Hay una profecía de los Indios Cree que tuvo su origen en la visión que tuvo una mujer sabia de su tribu. Ésta se llamaba Ojos de Fuego y predijo:

Que la avaricia del hombre destrozaría y contaminaría la Tierra, destruiría los bosques y los pájaros, las aguas se oscurecerían, los peces se envenenarían en los riachuelos y la humanidad estaría en peligro. Pero llegaría un día en el que despertarán todos los hombres y mujeres de todas las tribus, formarán un nuevo mundo de justicia, paz, libertad, y reconocimiento del Espíritu Universal.

Los Mayas, los Aztecas, los Tarascos y muchas étnias Americanas comparten profecías y sabiduría similares.

Creen en la Humanidad como una unidad que será reunificada por el Espíritu Universal, el cual unirá las razas: roja, blanca, amarilla y negra. Y creen que esta hazaña se deberá a los “Héroes del Arco Iris” nacidos en diferentes lugares del planeta.

Los Sioux adoptan la Postura de Indalo para invocar al Gran Misterio que da la vida, Wankan Tanka, en sus lugares sagrados, desde los picos de las montañas o al borde de los cañones y de los lagos.
La profecía de los Indios Sioux dice que:

“La Tierra enfermará un día. Las plantas y los animales morirán. Los Indios recuperarán su espíritu y reunificarán a los seres humanos de todas las naciones, de todos los colores y creencias para que juntos luchen para salvar a La Madre Tierra: serán los Hombres del Arco Iris.

Todas estas historias Indo-Americanas hablan de la aparición de muchos hombres y mujeres Universales que se preocupan de la Salud Integral de todos los seres vivientes de la Tierra y les llaman “Guerreros del Arco Iris”. Estos hombres y mujeres en otros lugares del planeta están siendo llamados: “Trabajadores de la Luz”, “Guerreros de la Luz”, “Hijos del Sol”, “Gentes de La Nueva Era”, “Niños Indigo”, “Niños Cristal”, “Indalianos” y así, han surgido numerosas organizaciones ecologistas como Green Peace cuyo barco insignia se llama precisamente “Guerrero del Arco Iris”.
Todos ellos, junto con todas las personas que colaboran para hacer un mundo más próspero, justo, saludable y pacifico, contribuyen al mayor movimiento de conciencia planetario jamás conocido, en el que millones de personas a lo largo y ancho del mundo trabajan de una manera u otra para defender los derechos humanos; para desarrollar los valores físicos, espirituales y sociales del ser humano; para preservar un medioambiente saludable y restaurar un estado de paz y felicidad para todos.
Sorprende la correspondencia entre El Indalo y el famoso dibujo código que representa la geometría sagrada del cuerpo humano, descrito por Leonardo da Vinci en 1490 “de proporciones -según Vitrubio- de la cuadratura del círculo”, considerado el símbolo del hombre universal, también pintado en el año 1151 por Santa Hildergarda de Bingen.

En algunos de los más importantes textos herméticos y de alquimia encontramos que han sido ilustrados con figuras humanas abiertas de brazos y piernas, adoptando la postura del Índalo, como: De oculta filosofia del año 1531, del alemán Cornelio Agrippa von Nettesheim. A Kircher en su libro Mundos subterraneus, Amsterdam, 1662, San Isidro de Sevilla en su manuscrito De Natura Rerum, s. IX, Robert Fludd, 1617, Utriusqui Cosme.
En China, en la Corte del Emperador Amarillo Huang Ti, (2.700 a.C.) la postura del Indalo era usada para capturar el “Chi cósmico” o energía vital.
En el antiguo Egipto podemos encontrar numerosas figuras humanas en la postura del Indalo.
El ANKH, llave de la vida, es el símbolo egipcio de la energía vital representado por una figura que sugiere una estilización del Indalo. Tanto el ANKH como el Indalo son símbolos de vida, representan al ser humano recibiendo la energía vital.

Es frecuente encontrar en los sarcófagos representaciones de la bóveda celeste en forma de mujer (Nut diosa creadora del universo y reguladora de los movimientos de los astros), sostenida por un hombre de pie con los brazos y piernas abiertos en la postura del Indalo (Shu dios del aire y de los vientos). A sus pies tumbada está Gueb que personifica a la Tierra.
En Mojácar, pueblo antiquísimo de la provincia de Almería, construido en un monte piramidal frente al mar Mediterráneo, es milenario el uso tradicional del Indalo como un símbolo de poderes benéficos. Mojácar ha sido habitado desde la edad del Bronce, formando parte de la Cultura Argárica (2000 a. C).
Los iberos, habitantes del Levante español (siglos IV-II a.C.) dieron nombre al Indalo; en su lengua la palabra “INDA” significa “fuerte, poderoso y protector”; En la lengua descendiente del ibero el vascuence, indardun significa poderoso. Indalo se relaciona con el nombre INDA romanizado con el sufijo ecius (mensajero) Indalecius, cuyo significado es mensajero de los dioses. En griego Indálimos significa hermoso y la palabra Indal-lomay significa mostrarse. Así mismo la sonoridad Indalo se acerca a las palabras indio o indígena y a su significado de habitantes de la Tierra.
Hacia el año 1100 a.C vinieron los fenicios a Mojácar y posteriormente estuvo ocupada por los griegos, que la llamaron Murguis- Akra.
En el año 250 a.C. los cartaginenses tuvieron un importante asentamiento para extraer plata de la cercana Sierra Almagrera. En la antigua y próspera ciudad de Cartago, sus habitantes colocaban en sus barcos y monumentos un símbolo esquemático de Tanit, la Diosa Lunar, Madre protectora del Mediterráneo, que aunque tiene una base triangular guarda similitud con el dibujo del Indalo.
En el año 205 a.C los romanos conquistaron los asentamientos cartagineses, como estrategia para cortar el suministro de plata con el que eran pagadas las tropas de Aníbal.
Según nos relata el historiador romano Flavio Sexto, Mojácar fue uno de los primeros lugares por donde entró el cristianismo a la Península Ibérica, en el año 54 d. C.
Mojácar fue habitada por los árabes durante 600 años, dependiendo en el siglo VII del Califato de Córdoba.

Convertida de nuevo al cristianismo en la reconquista de los Reyes Católicos, en el siglo XV, Mojácar llegó a un acuerdo de lealtad que permitió a sus habitantes musulmanes permanecer en el pueblo. Los moriscos de la zona Este de Almería practicaban la Takiya: el secreto de su confesión islámica y usaron el símbolo del Indalo para transmitir a otros correligionarios su pertenencia al Din del Islam. Llamaban al símbolo con la expresión árabe “Inda Allah” cuyo significado es perteneciente a Alá o de parte de Dios.

El Indalo se corresponde con el “INSAN AL-KAMIL”, hombre perfecto u hombre arquetípico de la tradición sufí. La interpretación metafísica de Al- Insan-Al-Kamil contiene un gran potencial humanista. Se suponía que el hombre mismo puede ser la medida de la moral, ser indicador de lo bueno y de lo malo, capaz de perfeccionarse en el camino del autoconocimiento, en el camino de la búsqueda de su verdadero “yo”, “El objetivo y el sentido del Camino es encontrar en sí mismo lo infinito”, ( Al Fal Farit).
El Indalo se relaciona también con el “ADAN KADMON”, hombre original, esencial y primigenio, en perfecta armonía y equilibrio, de la tradición cabalística.
Asimismo, el Indalo se relaciona con el Atlas de la mitología griega, sosteniendo con sus brazos el mundo.
Todas estas referencias históricas, confirman que el Indalo es un símbolo que ha convivido durante miles de años con diversas culturas.
El significado del Indalo es un punto de unión universal de todos los seres humanos, que favorece una alianza de civilizaciones para alcanzar el bien común y la salud integral planetaria.
Las mujeres de Mojácar continúan usando el Indalo como tótem protector contra el trueno, el mal de ojo y como símbolo benefactor. Creen que hace seguras las navegaciones, atrae la buena suerte, la prosperidad y la fertilidad a la tierra y a sus gentes.
De forma ritual, al terminar de blanquear las casas, las mujeres de Mojácar pintaban el Indalo con cal sobre cal, es decir blanco sobre blanco, como último trazo que se integraba y desaparecía fundiéndose en el muro al secarse éste.
En las fachadas de algunas casas también se pintaba el Indalo con almagre, pigmento rojo oscuro obtenido del hierro o con azul añil. En los dorsos de dinteles, de puertas y de ventanas también se encontraban indalos.

En 1939 una tertulia de artistas e intelectuales que se autodenominaron “Indalianos”, asumieron la importancia del tótem prehistórico gracias al arqueólogo discípulo de Siret don Juan Cuadrado, y lo difundieron. Uno de ellos, el pintor Jesús de Percebal escribió: “Habíamos encontrado el INDALO, símbolo primario, ancestral y viviente de lo que éramos y buscábamos. Y nos acogimos a su protección; mejor dicho: fue el Indalo el que extendió su arco protector sobre nosotros”. Los Indalianos consideraban que el Indalo era un venero de significados aun por descubrir.
El redescubrimiento del Indalo fue asumido de forma espontánea en toda la provincia de Almería, donde se adoptó la tradición de colocar la figura del Indalo en las puertas de las casas y en los vehículos, como símbolo que protege, atrae la buena suerte, la prosperidad y la fertilidad. En esta región, sus habitantes hoy en día suelen llevar un Indalo de oro o de plata en forma de colgante, “pin” o llavero. También se encuentran representaciones del Indalo en todo tipo de objetos que se usan para regalar, como símbolo de amistad y buena fortuna.
Curiosamente la difusión del Indalo coincide con el gran crecimiento económico y la prosperidad de esta árida provincia, atávicamente pobre. Hoy en día, el desierto es un fértil vergel que abastece de deliciosas frutas y verduras a toda Europa. Todos los camiones que transportan las cosechas a los diferentes países llevan dibujados Indalos.

En los juegos del Mediterráneo un simpático Indalo llamado Indalete fue la mascota olímpica que unió a países hermanos por encima de las diferencias culturales.
Estos hechos, junto al numeroso turismo que visita Almería, han contribuido a que el uso de la figura del Indalo se haya extendido, llegando a ser un fenómeno sociológico de trascendencia internacional.

El Indalo ha aparecido también en los círculos de los sembrados. Muchos de estos son maravillosos y enormes dibujos fractales, que siguen la secuencia de Fibonacci. Estas complejas geometrías aparecen dibujadas en los campos doblando los cultivos. Para poder observarlos en su plenitud hay que verlos desde el aire. Son mensajes de armonía para el mundo.

Este es el tiempo del Indalo, es el tiempo del Hombre Arco Iris, es el tiempo de las mujeres y de los hombres universales, es el tiempo de la paz, es el tiempo de la salud integral, es el tiempo del amor y del bien universal, es el tiempo para vivir con armonía y belleza. La figura del Indalo se ha expandido por el mundo. Y ahora, al principio de este III milenio, nos permite descifrar sus mensajes y beneficiarnos de sus enseñanzas.
El dibujo del Indalo es un código hermético que ha sido preservado y transmitido por nuestros antepasados, para que apliquemos en nuestras vidas diarias la sabiduría que contiene.
Cuando nos preguntamos sinceramente por las cualidades y las condiciones que pueden permitirle a la Humanidad vivir en el planeta Tierra con paz, fraternidad, prosperidad, bienestar y salud integral… el Código Indalo se descifra y desvelamos sus enseñanzas.

Origenes y ritos del Indalo

Origenes y ritos del Indalo

La figura del Indalo representa a un hombre con las piernas y los brazos abiertos, sosteniendo un arco entre sus manos.

Esta postura abierta de extraordinarias cualidades ha sido usada por el ser humano desde sus orígenes como un medio de invocación con el todo. El dibujo y la postura del Índalo aviva una memoria ancestral que nos enraíza con la Madre Tierra y nos conecta con nuestro origen cósmico.

El Indalo se relaciona con una de las pinturas rupestres neolíticas de tipología esquemática descubiertas en el abrigo de “Los Letreros” en el Cerro del Maimón y en el de “Las Colmenas” en el Cerro Maimón Chico de Vélez Blanco, Almería, España. Datan de 8500-3500 a. C. y fueron declaradas “Patrimonio de la Humanidad” por la UNESCO el 5 de diciembre de 1998.
En municipio de Chercos, en la Sierra de los Filabres, Almería, se encuentra la llamada “Piedra Labrá”. Son unas rocas con dibujos esquemáticos, algunos de ellos son representaciones antropomórficas indaliformes, gravadas por el piqueteado de la percusión de un objeto de piedra.

Han sido encontradas representaciones de Indalos en otros lugares como:
La figura del Indalo que combina los brazos abiertos con el arco iris ha sido usada hasta nuestros días como símbolo de vida, fertilidad, buena suerte y protección.

El dibujo-codigo Indalo

El dibujo-codigo Indalo

 

La figura esquemática del Indalo es un jeroglífico que representa a un humano de pie con las piernas y los brazos abiertos sosteniendo en sus manos un arco iris, la Vía Láctea o la Bóveda Celeste. Nuestros ancestros gravaron y pintaron Indalos en las rocas para que sus mensajes viajaran miles de años y pudiéramos oír su voz.
El Indalo es un símbolo del hombre universal, un dibujo-código, un criptograma que contiene información valiosísima para el bien de la Humanidad.
El Indalo es también un “Yantra”, es decir, una imagen que induce a la reflexión y a la meditación. Es un vehículo para un viaje interior, un portal que se abre a la comprensión y a la sabiduría.
El libro INDALO CODEX descifra y deduce el significado del dibujo-código Indalo, desvelando las implicaciones e interacciones cuánticas de la existencia humana. El arco sobre la cabeza del Indalo representa nuestra integración e interacción en el Universo. Significa que estamos bendecidos, colmados de la abundancia de la Tierra y protegidos en nuestras vidas con situaciones favorables.
El Indalo es un símbolo milenario de las mejores cualidades y virtudes de la humanidad, que representa al ser en absoluta plenitud.
El dibujo-código Indalo nos revela que este milenio es “el momento cósmico” para despertar los poderes de la mente humana. Es el tiempo de “La cultura del Indalo”, es el tiempo de la conciencia y la cultura universal, es el tiempo de las mujeres y de los hombres universales que viven con salud integral, paz, amor y armonía.
El Código Indalo nos sirve de guía para conducir nuestra intención benévola hacia un mundo bueno donde todos vivamos en armonía con nosotros mismos, con los demás y con la Madre Tierra.
Esencialmente el Indalo es “el mensajero del universo”, que viene a transmitirnos que cada uno de nosotros formamos parte interactiva del Universo; que nuestro pensamiento positivo, sabio, benévolo y eficiente nos hace dueños de nuestro destino; que nos merecemos lo mejor y nos lo podemos permitir.